JULIO OLIVERA (CASTOR LÓPEZ)

Sitial “Dr. Julio Olivera”

Academia Provincial de Ciencias y Artes de Santiago del Estero

Año 2009

Por Castor López (*)

 Al honor y la elevada responsabilidad personal que se derivan de pertenecer a la recientemente creada, hace muy pocos años, Academia Provincial de Ciencias y Artes de Santiago del Estero, se le une la especial y afortunada circunstancia que el sitial ocupado lleve el nombre de “Dr. Julio Olivera”.

 Estimo que esta muy justa denominación debe, en realidad, ser considerada como un doble, simultáneo y sobradamente merecido homenaje a los meritos de dos grandes personalidades de nuestra provincia: Los doctores Julio Olivera, padre, ya lamentablemente fallecido, e hijo.

 Es muy escasa, al menos en el ámbito de las ciencias, la ocurrencia de una tan encumbrada notabilidad nacional e internacional congénita como resulta la de este caso, dichosamente ambas personalidades de origen santiagueño. En esta oportunidad y por una cuestión formal, me referiré solamente al Dr. Julio Olivera Santillán, el padre.

 Fue un santiagueño muy destacado, estudioso y pensador de los principios y fundamentos de la ciencia económica en general y de la teoría económica de las posibilidades de la complementariedad de las llamadas soluciones competitivas y cooperativas en particular.

 Nació en nuestra provincia, mas precisamente en la ciudad de La Banda, el 18 de agosto de 1898. Desde muy joven demostró una particular y profunda pertenencia a Santiago del Estero, la que lógicamente derivo en una sana y genuina propensión hacia la actividad política.

 En la cual, además de ocupar las mas altas responsabilidades partidarias en los órganos políticos de sus preferencias ideológicas, desempeño con marcada solvencia y honestidad el Ministerio de Gobierno, Justicia e Instrucción Publica e incluso, en una oportunidad, asumió la hidalga responsabilidad de ser candidato a Gobernador de nuestra provincia.

Convocado por el Gobierno Nacional en situaciones muy críticas para el país y siempre guiado por su elevada vocación de servicio a la Nación, fue nombrado Ministro General del Gobierno de la intervención federal en la provincia de Santa Fe en los difíciles años 1929 y 1930.

Pero no solo la política recepto sus meritorios esfuerzos. Vinculado a ella surgió también la pasión por el periodismo. Colaboro intensamente, con medulosos artículos de opinión política y científica, con los principales periódicos santiagueños de entonces, particularmente con el diario “El Liberal”, en el que escribió numerosos y notables artículos.

Incluso, fundo y dirigió el periódico local “El Fígaro”, dándose tiempo también para tener a su cargo en la provincia la corresponsalía del importante diario nacional de entonces “La Prensa”.

Pero tampoco ello agoto sus iniciativas y emprendimiento, la enseñanza a los jóvenes santiagueños fue otro de sus numerosos y simultáneos desvelos. Dicto muchas cátedras, todas ellas ligadas al pensamiento científico de la economía, en los cursos de los bachilleratos nocturnos del Colegio Nacional “Pueyrredón”, el primero de ese genero en Argentina y del que fue uno de sus fundadores.

También enseño economía general en el Colegio Nacional “Bartolomé Mitre”, en la Escuela de Comercio “Luis Agote” y en la Escuela “Mariano Acosta”, donde enseño la cátedra de Economía Política con particular dedicación personal. Estuvo entre los primeros profesores de la Escuela Argentina de Periodismo y tuvo a su cargo numerosos cursos de perfeccionamiento del Magisterio provincial, en el convencimiento del fundamental rol de la educación de los recursos humanos para el desarrollo provincial.

El Dr. Julio Olivera Santillán fue un apasionado propulsor del cooperativismo, en el que se destaco en el orden nacional. Trabajo incansablemente en la difusión de sus principios, tanto en la docencia como en la política, anticipándose brillantemente más de 50 años a lo que la teoría académica hoy denomina “las soluciones cooperativas”, como alternativas complementarias a las ortodoxas soluciones competitivas.

Así, tuvo el honor de ser designado para presidir la prestigiosa asociación cultural de cooperativismo “Casa de Rochdale”, entre otras instituciones provinciales y nacionales similares, muchas de ellas de carácter oficial de Argentina. Todas ellas siempre lo requirieron como miembro honorario.

Esta variada y extensa actuación intelectual se plasmo en alrededor de 1.000 artículos de opinión política y académica en diversos diarios, revistas científicas y publicaciones, que siempre denotaba en todos los casos, su fuerte compromiso personal con el mejor destino posible para nuestra provincia.            

Fue autor de numerosos libros y publicaciones, destacándose –por citar solo 2 de ellos- “Lecciones sobre el Ahorro” y “Diccionario de Economía y Cooperativismo”, textos que aun hoy conservan una asombrosa vigencia de validos principios y acertados criterios y conceptos económicos. A través de ellos, y muchos otros libros,  tuvo una amplia y fecunda trayectoria académica en el orden nacional.

Es así como resulta permanentemente recordado el Dr. Julio Olivera Santillán por sus numerosas camadas de alumnos, muchos de ellos actuales muy destacados docentes y profesionales de la economía, por su sabia y sutil combinación del imprescindible rigor académico de las ciencias exactas con la simpleza de la genuina enseñanza del conocimiento.

Como una natural consecuencia de su impecable y consistente lógica del pensamiento científico aplicado a la economía, fue uno de los pocos economistas de su época que, anticipadamente, infirió y expuso con sólidos argumentos racionales y pese en un generalizado contexto de humores y expectativas optimistas, la alta probabilidad de ocurrencia, como finalmente sucedió, de la crisis económica mundial de fines del año 1929, que derivo en la llamada crisis del año 1930.

El Dr. Julio Olivera Santillán impulso, casi hasta la perfección académica, el arte de la enseñanza de la ciencia económica. Disponía y administraba, con suma solvencia, su particular y muy desarrollado personal don de mantener siempre fascinados a sus numerosos y jóvenes auditorios de alumnos. La practica y la enseñanza de la ética y la honradez personal, junto a la necesaria honestidad intelectual, siempre acompaño a la enseñanza académica de la ciencia económica.

A la docencia la practicaba intercalando siempre un fino y oportuno humor en cada una de sus clases magistrales, incluso de los marcos teóricos de los más diversos temas de la economía general, aun cuando muchos de estos son generalmente sostenidos en complejos sistemas de ecuaciones matemáticas.

Fue un concienzudo lector e incansable investigador, un orador político y académico de palabra rigurosa, exacta, fluida y convincente. Siempre practico una reconocida ecuanimidad en todos sus juicios, siendo muy prudente en sus valoraciones. Fue un docente permanentemente respetuoso de las diversas personalidades de cada uno de sus alumnos.

Su muy valiosa obra educativa en nuestra provincia pertenece, debido a la modestia del saber que caracterizo su vida, a la especial categoría de aquellas que incrementan su valor e importancia de quienes la receptaron, cuando se consideran a través del tiempo.

La prueba empírica más evidente de su tarea de vida la dejo en su propio hijo, también santiagueño como se dijo, el Dr. Julio H. G. Olivera, destacadísimo actual hombre de excelencia científica internacional.

El Dr. Julio Olivera Santillán, siguió trabajando silenciosa y tesoneramente hasta el mismo día de su muerte, a los 74 años, el 4 de febrero de 1972. Su ejemplo queda inmortalizado.

(*) Castor Lopez

Ingeniero, postgrado de ingeniería en la Universidad de Buenos Aires.

Postgrados de Economía en las Universidades Torcuato Di Tella y Politécnica de Madrid, España.

Subsecretario de Obras y Servicios Públicos y Coordinación Económica de la Municipalidad de la Ciudad Capital de Santiago del Estero.

Profesor e Investigador en la UCSE y UNSE.

Presidente de “Recrear para el Crecimiento de Santiago del Estero” y de la Fundación “Alas 1857”.

Diputado Provincial por Recrear en el Frente Cívico por Santiago.  

Log in